Aquí tienes tres metas que puedes proponerte para tu acción diaria, luego no me digas que no sabes qué hacer, cuando te propones hacer algo bueno:

no enojarte,
no enojar a los otros,
deshacer los enojos de los demás.

No enojarte tú:
por pequeñas o grandes cosas, por sucesos sin relieve o de proporciones llamativas; no enojarte con tus familiares y no enojarte con los que te rodean en el trabajo, o con las personas con las que diariamente debes encontrarte y tratar.

No hacer enojar a los otros:
no darles motivo de enojo, de disgustos; no hacer lo que sabes que a ellos les disgusta o les puede ser causa de enojo; no ponerlos en tales circunstancias, que ellos deban hacer esfuerzos para conservar su calma interior.

Deshacer los enojos de los demás:
cuando veas que alguien está impaciente, ofrécele un poco de tu paciencia; cuando alguien necesita ser calmado, dale tu palabra de paz y serenidad; cuando alguno se extralimite en sus apreciaciones o expresiones o actitudes, pon tú la cuota de serenidad, de calma, de paz y de amor.

Tres metas: un magnífico plan de acción apostólica.

Los Cinco Minutos de Dios de Alfonso Milagro

Midi: Bach
  solo violin
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.