Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mí mismo…

Temía fracasar, hasta que me di cuenta que únicamente fracaso cuando no lo intento...

Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que me di cuenta que de todos modos opinan…

Temía me rechazaran, hasta que entendí que debía tener fe en mí mismo…

Temía al dolor, hasta que aprendí que éste es necesario para crecer…

Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras…

Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo…

Temía al odio, hasta que me di cuenta que no es otra cosa más que ignorancia…

Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mí mismo…

Temía hacerme viejo, hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día…

Hay que vivir ligero porque el tiempo de morir está fijado.

 

 

Música: Yuko Ohigashi
  Heme aquí
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!

¡Ayúdanos a permanecer en línea apóyanos con un donativo!

~ Vence el servicio el día 16 de Julio 2014 ~

USD
MXN
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2014 ©LnYamuni All Rights Reserved.