Por supuesto que no hay cristiano que no sepa que el Espíritu Santo además de ser “el Protagonista de la Misión” como lo dice bellamente el Santo Padre en la Rmi cap. III, es además, el huésped por excelencia de todas nuestras actividades espirituales. Sabemos que no podemos ni pronunciar el nombre bendito de Jesús si el Espíritu no nos ayuda.

Nosotros lo vamos a recibir como una gracia que nace de El mismo; y él, a su vez nos va a regalar sus DONES.

Es una verdadera lástima que en nuestra formación, en nuestra catequesis y en nuestra dirección espiritual no ocupen el espacio que merecen estos auxilios especiales con que el Espíritu nos regala a cada ratito. Alguien dijo del Espíritu Santo que era “El Gran Desconocido” de los cristianos. Y de sus dones ya ni se habla, ni casi se conocen. Usted mismo que lee estas líneas intente recordarlos y enumerarlos...

Sea como sea el misionero, de manera constante y fuerte necesita de esos regalos divinos que son 7 en nuestros cómputos y amparados un poco en la Sagrada Escritura, pero con toda seguridad que son más, no tenemos noticias de ellos, por lo menos el cristiano de a pie; los Santos son otra cosa, los santos se ponen a contar y no paran. Es que son innumerables las formas que tiene el Espíritu Santo para consolarnos (acuérdense que él es el Espíritu Santo Consolador) y para santificarnos que es su función especial dentro de cada alma.


El Catecismo nos habla escuetamente, simplemente los enumera y dice:

1º DON DE SABIDURíA: No es para que sepamos muchísimo de muchas cosas; sino para perfeccionar en nosotros ni más ni menos que el amor, la caridad. Las almas privilegiadas que de manera habitual han recibido ese don han amado a Dios como no tenemos ni idea; han aparecido ante el mundo como unos loquitos que eran capaces de hacer por Dios y por la gente gestos heroicos. Díganme si un misionero no necesita de este don del Espíritu Santo, cuando las exigencias de la Misión casi siempre, de manera habitual, han de ser heroicas.


2º DON DE ENTENDIMIENTO: Potencia y cómo que dispara la virtud de la fe. Con él se entienden de manera admirable lo más profundos misterios; se comprende por ejemplo la santidad de la Virgen María; la grandeza de la Santa Misa, y su valor infinito... por medio de ese admirable don se ilumina nuestro entendimiento y nos confiere una fuerza y una eficacia santificadora, tal como la necesita el evangelizador, el que se entrega a la causa estupenda de dar a conocer al mundo a Cristo el Señor, su Vida y su Evangelio; al que deja su vida en los campos de las Misiones.


3º DON DE CIENCIA: Se trata de la ciencia verdadera, de la que viene y va a Dios en directo. Por supuesto que también perfecciona la fe que debemos transmitir a los demás, como el mejor servicio que se le puede prestar a los hombres, de acuerdo con Juan Pablo II. Esta ciencia nos enseña “a juzgar rectamente de las cosas creadas”. El “hermano sol y la hermana luna” se las inventó el corazón de San Francisco de Asís con esta ciencia, que merece la vida entera por conocerla y gustarla. El misionero vive en pleno contacto con la naturaleza y sus maravillas; y todo le ayuda para entender mejor el amor de Dios y explicárselo con fuego a quienes nunca supieron que tenían en los cielos un Padre bondadoso que es puro Amor.


4º DON DE CONSEJO: Gracias, en buena parte, a este regalo del Espíritu los misioneros fueron a parar a territorios que ni sabían dónde quedaban en la geografía de los continentes o países. Allí fueron a dar con sus huesos y con su enorme carga de fe y de amor, guiados, quizá sin saberlo, por el consejo sutil y cierto del Espíritu Santo. Ayuda mucho, pero mucho, a esa virtud tan rara y muy pocas veces tomada en cuenta que es la prudencia, virtud casi desconocida y raras veces empleada en nuestro vivir y en nuestro actuar. Nuestras grandes determinaciones en la vida están o deben estar signadas por el don de Consejo, si es que no queremos fracasar con nuestras propias loqueras o nuestros criterios personales.


5º DON DE PIEDAD: No es expresamente para formar monaguillos piadosos –que tampoco debe ser cosa fácil- sino que con este don, el Espíritu nos hace descubrir a Dios como Padre y quererle con todas nuestras fuerzas; de paso nos estimula a querer a nuestros hermanos, como Teresa de Calcuta quería a los leprosos. Es la vida ordinaria del misionero. Gentes que no conocen de nada ni la entienden en su cultura, ni saben de su idioma, y se fajan, sin embargo, a conocer, amar y ayudar en cuerpo y alma, a pequeños Cristos que se le han cruzado en el camino de su vocación misionera. El don de piedad actúa como un auténtico milagro en el corazón del misionero. (Cuando se habla del misionero, se entiende por igual de la misionera, de la persona consagrada o del laico comprometido. Los dones no tienen género. Son del Espíritu Santo y basta).


6º DON DE FORTALEZA: Se trata de una fuerza del Espíritu Santo que resiste y acomete según la necesidad del momento. Es bueno recordar que la fortaleza es una de las virtudes cardinales ¿Se acuerda usted por dónde anda eso en el catecismo que estudió? Pues aunque no se acuerde nadie, ni lo tome demasiado en serio, el Espíritu Santo, sí; él concede una fuerza y un valor increíble a quienes asiste en los trances más difíciles de la vida. Necesitamos todos urgentemente y casi en cada momento, de esta fuerza única que resiste el mal; el que sacude al mundo y a sus gentes como un huracán y tiende a destruirlo y borrarlo del mapa de la vida.

Resistir el mal y hacer siempre el bien, sin cansarnos como nos enseña San Pablo. Las causas de Dios son empinadas, costosas; exigen muchas veces la vida misma. Por algo la Iglesia creció con la sangre de sus mártires. Pura fortaleza de Dios; don bellísimo y absolutamente necesario en nuestros tiempos.


7º DON DE TEMOR A DIOS: También el temor es necesario; pero es un temor pleno de amor; es un susto justificado de perder la amistad de nuestro Padre Dios y de nuestro Hermano Jesús. Un enamorado tiembla sólo con pensar en que puede perder a su amor; a la persona que es razón de su vida. Se trata de un temor filial, el temor de Dios. Por supuesto que, si al perder al Dios se pierde el cielo donde él habita con sus santos, se puede uno imaginar lo terrible que tiene que ocurrir en el corazón de un misionero, si después de una entrega heroica y sin límites se queda del lado de afuera. San Pablo lo sintió y debió temblar como la hoja en el árbol. Temía que predicando a los demás, él mismo pudiera ser borrado del libro de la vida. El don de temor es sano, muy digno de que lo tomemos en cuenta y de pedírselo al Espíritu Santo junto con los demás dones y regalos que él nos hace.

Es bueno que hablemos del Espíritu Santo; descubramos su presencia en nuestros corazones y agradezcamos el milagro amoroso de revivir dentro de nosotros, con esa suavidad y fortaleza, solo perceptible cuando nos entregamos a El como Abogado nuestro ante el Padre, que no cesa de interceder por nosotros “con gemidos inefables”.

 

Los frutos del Espíritu Santo son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como primicias de la gloria eterna. La tradición de la Iglesia enumera doce:

Caridad.
Gozo.
Paz.
Paciencia.
Longanimidad.
Bondad.
Benignidad.
Mansedumbre.
Fe.
Modestia.
Continencia.
Castidad.

Carismas del Espíritu Santo clasificados en:

l. Carismas de ''apostolado'', "enseñanza", "gobierno".

Apóstoles: lCo 12,28; Ef 4,11.

Profetas: lCo 12,28; Ef 4,11.

Pastores: Ef 4,]1; Hch 20,28. Maestros: ICo 12,28; Rm 12,7; Ef 4,11.

Evangelistas: Ef 4,11; Hch 21,8.

Epíscopos, presbíteros, diáconos: Hch 14,23; 15,2: 20,17.28; Flp 1,1; Tito 1,5.

Diaconías diferentes: Hch 6,1-6; Rm 12,7; Ef 4,12; IP 4,11.


2. Carismas de conocimiento y de palabra.

Palabra de profecía: ICo 12,10: Rm 12,6.

Palabra de sabiduría: I Co 12,8.

Palabra de conocimiento ( ciencia ): I Co 12,8.

Revelaciones: lCo 14,26.

Penetración de misterios: lCo 13,2.

Visiones: Hch 2,17; 9,3,17.

Discernimiento: I Co 12,10; 14,29.

Xenoglosia: Hch 2,6.11: Mc 16,17.

Lenguas ( glosolalia ): I Co 12,10.29: Hch 10,46; 19,6.

Interpretación de lenguas: lCo 12.10.30.

3. Carismas de servicio.

Funciones administrativas: 1 Co 12.28.

Presidir: Rm 12,8.

Asistencia en las necesidades: lCo 12,28.

Exhortar: Rm 12,8.

Obras de misericordia: Rm 12,8.

Distribución de los propios bienes: lCo 13,3.

Entrega de la propia vida: lCo 13,3.

4. Carismas de poder.

Fe: Hch 14,9; lCo 12,9.

Curaciones: Mc 16,18; lCo 12,9.28.

Obras de poder: Hch 4,30; lCo 12,10.28.

Exorcismos: Mc 16,17.

5. Carismas de estado de vida.

Matrimonio: l Co 7,7.

Celibato, virginidad, soltería consagrada: lCo 7, 7.34.


Faltas contra el Espíritu Santo:

Desesperar de la misericordia de Dios.
Presunción de salvarse sin ningún mérito.
La impugnación de la verdad conocida.
La envidia de los bienes espirituales del prójimo.
La obstinación en el pecado.
La impenitencia final.

¡VEN ESPIRITU SANTO Y LLENA NUESTROS CORAZONES CON EL FUEGO DE TU AMOR!

Fuentes:

catholic.net | P. Celerino Anciano o.p. | P. Salvador Carrillo Alday, M.Sp.S.

Música: Jésed
"Ven Santo Espíritu"
¡Gracias por tu comentario!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, ¡Envía un donativo! click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!

Ayúdanos a que el Evangelio siga difundiéndose a través de esta Web

USD
MXN
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Subscribirme y recibir las actualizaciones

Enviar este enlace a tus amigos

Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2012 ©LnYamuni All Rights Reserved.