UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO

- 92-

Quienes enfrentamos algún tipo de violencia, injusticia o discriminación, no solamente padecemos las consecuencias históricas del pecado, también somos corresponsables de una arraigada situación de pecado que agobia a todo el género humano.

De ese lastre antiguo no podemos librarnos de forma definitiva. Los procesos terapéuticos que iniciamos a lo largo de nuestra vida son remedios provisionales que no arrancan el mal radical que nos esclaviza.

El mensaje de esperanza cristiana que hemos acogido es bastante sencillo, por eso genera tanto escepticismo e incredulidad en la cultura autosuficiente de nuestro tiempo.

Nadie alcanza la estatura del hombre nuevo, si no se abre a la oferta de gracia que Dios le regala.

Reflexión dominical "La verdad católica"

 
Música : Hazme un instrumento de tu Paz
Anterior Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2011 ©LnYamuni All Rights Reserved.