- 80 -

Cierto cansancio y desencanto se va dejando sentir en el corazón de nuestra generación. Los problemas sociales, ambientales y económicos parece que se agravan cada día.

Sabemos dónde se encuentra la ruta que nos permitirá solucionarlos. Pero se interponen numerosos obstáculos: la mezquindad, el conformismo y la desorganización de la sociedad.

Sólo nos quejamos y lamentamos nuestros males. El relato evangélico nos anima a llamar a Dios día y noche pidiéndole justicia. La súplica confiada deberá ir acompañada de un compromiso generoso de nuestra parte.

Los cristianos no podemos cruzarnos de brazos. Nuestros pecados de omisión son palpables. El clamor de la sociedad es la voz de Dios que nos invita a dar nuestro sí.

Estamos ciertos de que Él nos apoya y sostiene cuando buscamos hacer su voluntad.

Reflexión dominical "La verdad católica"

 

Música: "Hazme un instrumento de tu paz instrumental"

Anterior Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2010 ©LnYamuni All Rights Reserved.