- 77 -

Este relato pareciera ser pura ficción y sin embargo no lo es. Es una narración que recoge con singular precisión el comportamiento insensato de quienes nos dejamos alienar por las riquezas.

Éstas nos liberan de las preocupaciones por la sobrevivencia, pero a la vez nos enajenan, al hacernos insensibles al sufrimiento de los pobres; nos dan una sensación de seguridad y certidumbre engañosa. Lo sabemos, lo creemos y seguimos corriendo desbocadamente en pos de ellas.

La parábola nos recuerda que hay que abrir los ojos y alertar los oídos ante el clamor de los pobres en el momento oportuno y no a destiempo.

La pobreza de millones de personas no es una estadística ni un problema social sobre el cual teorizar. Es un llamado exigente que el Dios defensor de los pobres nos lanza en el hoy de la salvación.

Reflexión dominical "La verdad católica"

 

Música: "Hazme un instrumento de tu paz instrumental"

Anterior Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2010 ©LnYamuni All Rights Reserved.