- 73 -

Nadie realiza banquetes con desconocidos o extraños. Las comidas nos permiten reforzar vínculos con los comensales. Celebramos acuerdos, reencuentros, logros y metas. Las fiestas nos permiten integrarnos más estrechamente con los nuestros.

Los afectos nos motivan a acercarnos a los que amamos. En la lógica humana así procedemos. El evangelio nos invita a vivir abiertos a otra dimensión igualmente importante, la de la solidaridad franca y la gratuidad. Para un cristiano, todo necesitado es uno de los suyos.

No se trata de preparar cenas y desayunos para aparecer en la sección de sociales como promotores de la filantropía y la caridad. La mejor inversión, la más rentable de todas en la óptica del Reino, es compartir con aquellos que no pueden pagarnos. Mejor aún, es darnos y no contentarnos con dar nuestras cosas.

 

Reflexión dominical "La verdad católica"

 

Música: "Hazme un instrumento de tu paz instrumental"

Anterior Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2010 ©LnYamuni All Rights Reserved.