- 69 -

Los hombres y mujeres de este siglo quedamos adormecidos frecuentemente por el canto de las sirenas que nos lanzan los anuncios publicitarios.

¡Consume lo más que puedas para que seas feliz, exitoso y reconocido! La felicidad -lo repiten a diario- se aproxima cuando activas una tarjeta de crédito y tomas un producto del anaquel de una tienda de prestigio.

El consumo desmedido es como la puerta ancha que conduce a la perdición. Mientras más consumes más te enajenas, más dependiente y frustrado terminas.

La sencillez, la solidaridad y la sobriedad en el diario vivir son medios adecuados para conseguir una realización personal más plena y un desarrollo sustentable más seguro, que el consumo desaforado. El Evangelio tiene todavía mucho que decirle a esta sociedad seducida por el consumo desmedido.

Reflexión dominical "La verdad católica"

Música: "Hazme un instrumento de tu paz instrumental"

Anterior Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2010 ©LnYamuni All Rights Reserved.