- 62 -

Mientras permitamos que el impulso de la autoafirmación prevalezca como eje central en nuestra vida acabaremos lastimando la dignidad propia y ajena. El hombre que se concentra exclusivamente en satisfacer sus deseos y pasiones vive desorientado.

El pecado es un desacierto que nos impide mantener relaciones justas y armoniosas con nosotros mismos, con los demás y con nuestro entorno. Los seres humanos vivimos en una condición pecadora, que se redime por muerte y resurrección de Cristo.

Si aceptamos humildemente nuestra impotencia y nos dejamos auxiliar por la gracia de Dios, podremos aprender a vivir en sobriedad, respetando el entorno y la dignidad de las personas que interactúan cotidianamente con nosotros.

Reflexión dominical "La verdad católica"

Música: Concierto Vivaldi -Bach fragmento

Anterior Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2010 ©LnYamuni All Rights Reserved.