Conoce a nuestros patrocinadores

- 386-

 

MUCHAS GRACIAS 2016


Los años que componen la vida trascurren pronto. Solemos decir que el tiempo 'se va muy rápido', sobre todo cuando vamos creciendo y nos sentimos presionados por sacar 'a tiempo' las tareas encomendadas. Estamos por terminar el año 2016 después del nacimiento de Cristo. ¿Se fue rápido? ¿Qué nos deja? ¿Qué le hemos dado? ¿Año lleno de logros? ¿Año ganado para la vida y la familia? El tiempo es, entre otros bienes, un recurso invaluable para desarrollarnos como personas, comunidades y pueblos.

Qué bueno que el año civil termina e inicia en el tiempo religioso más esperanzador, más humano y más divino: la Navidad. Celebrar en estos días de fin de año la presencia salvadora de Dios en su Hijo Jesús y la presencia de las personas que más queremos son un excelente marco para escudriñar el tiempo vivido, abrazarlo, ponerlo en su justa dimensión, agradecerlo y disponernos para abrir un nuevo ciclo.

El año 2016 con sus historias es parte de nuestra historia personal y familiar. Cada uno de sus meses y días han sido llenados de modos variados. Rostros encontrados, nombres pronunciados, sonrisas regaladas, miradas acogedoras, manos abiertas, brazos extendidos, pasos dados, camino recorrido… Pero, no hay camino sin piedras. Por eso caben también, durante el año vivido, desencuentros, negaciones, lágrimas de rabia, manos cerradas, egoísmos, malogros, fracasos. ¡Hay tantas percepciones de lo que ha sido el año 2016! No todo es negro, ni todo es blanco. Los tonos grises pueden tener tantos matices cuantas historias se hayan escrito desde el amor a Dios y al prójimo. Agradezcamos y pidamos perdón.

Hemos vivido el año en una familia concreta, dada o elegida. El tiempo litúrgico de Navidad nos da la serenidad y la esperanza para leer e interpretar nuestra historia personal, familiar y social como una historia en la que Dios sigue actuando en nosotros y con nosotros para el bien de cada ser humano y de toda la creación. La medida mejor para evaluar el año es el amor dado y recibido en la casa familiar y en la casa común. La vida y la familia son los bienes fundamentales que hemos recibido para edificar sobre piedra y no sobre arena. ¿Cómo terminamos el año? ¿Qué valores hemos sembrado, cultivado, disfrutado?

Reflexionemos, hagamos fiesta si hay ganancias, reconciliémonos si hay heridas.

Muchas gracias, 2016, año del Señor.

AÑO 2017, ¡BUENOS DÍAS!


Bienvenido año 2017. Abrimos con prudente confianza sus primeras páginas. Aunque hay presagios de todo tipo, también hay esperanzas confiadas y activas. En un mundo que se mueve prevalentemente por la economía y sus intereses son explicables los miedos y las incertidumbres, dadas las circunstancias actuales. Sin descuidar previsiones, apostemos por los valores éticos y espirituales que dan un sentido humano y trascendente a los bienes materiales.

La verdadera prosperidad que nos deseamos al estrenar un año debe mirar al sujeto, al ser humano que la anhela y la produce, la disfruta y la comparte. No permitamos que nuestra felicidad dependa de lo que nuestros vecinos y compañeros de viaje hacen o dejan de hacer. Somos más grandes que nuestros problemas. Un año nuevo es una nueva oportunidad... Alimentemos sentimientos positivos y provoquemos acciones inteligentes encaminadas al bien común y al cuidado responsable y solidario de la casa común.
Confiemos en la providencia de Dios que nos acompaña amorosamente en el camino de la vida.
Que el don de la sabiduría que proviene del Espíritu Santo nos ilumine en las decisiones a tomar y en lo que vayamos a emprender.


Que el amor de Dios purifique nuestras intenciones e inflame nuestro corazón para que luchemos por darle una vida digna al año que iniciamos.


¡Feliz y familiar año nuevo 2017!

† Sigifredo Noriega

Obispo de/en Zacatecas

 

Con autorización del Señor Obispo de Zacatecas Sigifredo Noriega ¡Gracias Don Sigi!

Anterior

Siguiente
Música:
Auld Lang Syne

Para ayudar a que el Evangelio siga difundiéndose a través de esta Web, Gracias!

USD
MXN
 

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, Gracias a los donativos que se reciben, ¡Envía un donativo! click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2016 ©LnYamuni All Rights Reserved.