- 206 -

La recta y prudente relación del ser humano con sus bienes materiales es difícil de alcanzar. De la indolencia a la ambición desmedida caben muchas opciones.

La situación social del país ha ido mejorando y en la opinión de algunos analistas se ha ensanchado la clase media. No es momento de cruzarse brazos ni juzgar que estamos en el mejor de los mundos.

La desigualdad social se manifiesta en el acceso disparejo a la salud, la educación y la jubilación. La tranquilidad social y el bienestar general dependen del reparto y la producción suficiente de bienes.

Quienes amontonan riquezas para sí, como dice el Evangelio, obstaculizan con mecanismos y leyes inequitativas, la mejora de las condiciones de vida de muchas personas.

Los grandes retos sociales que enfrentamos son una llamada de atención a nuestra responsabilidad social y a nuestro compromiso cristiano.

Reflexión dominical "La verdad católica"

 

Anterior

Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, Gracias a los donativos que se reciben, ¡Envía un donativo! click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2013 ©LnYamuni All Rights Reserved.