- 149 -

El último viaje que el Señor Jesús emprendió a la ciudad de David no fue uno entre tantos otros.

El Profeta de Nazaret subiría justamente a la ciudad para cumplir una serie de gestos proféticos calculados y bien planeados. Iba a asumir su señorío sobre aquella ciudad. Lanzaría ahí un gesto y un grito decisivo.

En aquella ciudad y en aquel templo habían violentado el tenor de la alianza. En torno del templo se habían tejido una red de intereses perversos que no tenían justificación alguna. Los dirigentes de Israel disponían de beneficios y privilegios que eran insostenibles.

Lo peor de todo es que pretendían obrar de manera correcta. Esa descomposición era la que pretendía derribar Jesús con el gesto profético de las mesas derribadas en el atrio de Jerusalén.

Buena falta nos hace mirarnos en este rey manso y humilde que ingresa a Jerusalén, para revisar el fondo último de nuestros intereses y motivaciones profundas.

Reflexión dominical "La verdad católica"

 

Anterior

Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, Gracias a los donativos que se reciben, ¡Envía un donativo! click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2012 ©LnYamuni All Rights Reserved.