UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO

- 108 -

El Señor Jesús no muere contra los hombres, sino contra la violencia que han descargado contra Él. La cerrazón de sus contemporáneos imposibilitó la comunicación entre Dios y su pueblo.

Jesús muere como acto de oposición a todo lo que bloquea la reconciliación de la humanidad con Dios. No muere para satisfacer la ira divina, desatada por la pecaminosidad humana. Eso convertiría a su Padre en un Dios sádico y violento.

Muere, porque discierne que la hondura del amor de Dios lo invita a amar a sus enemigos hasta entregarse como víctima, sin resentimiento; muere, para afirmar que el amor de Dios rompe la estrecha visión de que "el que la hace la paga".

Muere confiado en la respuesta fiel de su Padre; muere por nuestra redención.

Reflexión dominical "La verdad católica"

 

Anterior

Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2011 ©LnYamuni All Rights Reserved.