UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO

- 102 -

Los seres humanos experimentamos numerosas necesidades y carencias, tanto materiales como espirituales.

Somos seres indigentes, necesitados de alimento, ternura, reconocimiento y otros tantos satisfactores. Por más que estemos urgidos de todos esos bienes, no podemos dejar que esas necesidades afecten excesivamente nuestra relación con Dios.

Quien busca a Dios para que le resuelva sus problemas personales, está desvirtuando la calidad de su relación como creyente.

Dios sabe de antemano lo que necesitamos y sí estamos seguros de su amor desmedido por nosotros, no hace falta que nos desesperemos, ni que intentemos sobornarlo, ofreciéndole algo a cambio de sus favores. La gratuidad es el rasgo distintivo del Dios que Jesús nos ha venido a revelar en su vida y sus acciones.

Reflexión dominical "La verdad católica"

 
Música : De la colección "Aleluya" Grandes coros de la Música Sacra

Anterior

Siguiente

¡Gracias por tu mensaje!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2011 ©LnYamuni All Rights Reserved.