Préstame tus manos, para que con ellas pueda seguir curando, ayudando, bendiciendo y acariciando.

Préstame tus pies, para que pueda seguir acudiendo a las llamadas de tantos desvalidos y para correr detrás de los que se descarrían tras cosas que aman.

Préstame tu lengua, para seguir dando buenas noticias a todos, denunciando las injusticias, consolando a los tristes, enseñando a amarse.

Préstame tus ojos, para mirar con ternura y cariño a toda la gente.

Préstame tu rostro, para sonreír a pesar de todo, para iluminar todas las situaciones con mirada de perdón, de gracia, de luz, de alegría y de paz.

Te pido, en fin, tu corazón, para que yo pueda seguir amando a mi manera.

Si me los prestas, no hace falta que te desprendas de ellos. Es muy sencillo: utilízalos tú, como si fuesen míos, como si ahora te los prestara yo.

Haz tú con ellos lo que estoy deseando hacer yo.


 

Música: Martín Valverde "Nombre sobre todo nombre" (edit.)

Siguiente
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2009 ©LnYamuni All Rights Reserved.