Ahora
que de regreso
rocío y llama
añoran
sus querellas.
 
¿Qué
son tus lágrimas
sino el beso
de las nubes
que acabas
de alcanzar?
 
Si
en mis brazos
tu castidad
sonríe arrepentida,
tu rubor
es un átomo
de
sangre
todavía virgen.
 
En
un principio
fue el Verbo,
nos dijeron.
Y
luego el Amor,
dijimos.
 
Demos
gracias al Creador
por
nuestra exacta
geometría.
 
El
ángel de la guarda
me ha ceñido
su espada.
Duerme.
Yo,
velaré.
 

 

Música:
Enya
  Kisses
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.