Un joven ya no daba más con sus problemas. Cayó de rodillas, rezando:

´Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada.´

El Señor, como siempre, acudió y le contestó:

´Hijo mío, si no puedes llevar el peso de tu cruz, guárdala dentro de esa habitación.

Después, abre esa otra puerta y escoge la cruz que tu quieras´.

El joven suspiró aliviado. ´Gracias Señor´, dijo, e hizo lo que le había dicho.

Al entrar, vio muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba.

Después, vio una pequeña cruz apoyada en un extremo de la pared.

- ´Señor´, susurró, ´quisiera esa que está allá´.

- Y el Señor contestó: ´Hijo mío, ésa es la cruz que acabas de dejar´.

Cuando los problemas de la vida nos parecen abrumadores, siempre es útil mirar a nuestro alrededor y ver las cosas con las que se enfrentan los demás.

Verás que debes considerarte más afortunado de lo que te imaginas.

 

Ya decía Santa Teresa de Avila:

´La cruz abrazada es la menos pesada´.

 

Desconozco su autor

 

Música : Never Walk alone
 
Siguiente
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2014 ©LnYamuni All Rights Reserved.