Iglesia de Candeleda ©Alejandro de Torres Blázquez. España

No espere morir para ir a la iglesia, que le lleven en carroza fúnebre porque entonces...

Irá, a pesar de la temperatura.

Irá, a pesar de los sentimientos de su familia.

Irá, a pesar de la condición de su cuerpo.

Irá usted al altar, pero no podrá orar.

Irá, sin importar cuántos hipócritas (a su juicio) haya en la iglesia.

Irá, a pesar de que lo necesitan mucho en el trabajo y en su empleo.

No podrá disfrutar del canto, por armonioso y bello que sea.

Lo que el sacerdote diga, ya no lo podrá usted poner en práctica.

Estará usted muy necesitado, pero nadie ya podrá ayudarle.

Ya nunca más podrá usted ir a la iglesia.

Tendrá muchas flores a su alrededor, pero no podrá disfrutar de las mismas.

El sacerdote preferirá ayudarle hoy que tratar de consolar a sus seres queridos si usted muriera alejado de Dios.

Desconozco su autor

Requiem
Siguiente
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.