Ciertamente nunca me ha gustado tener animales en cautiverio, ayer, vi cómo unos pajaritos (nacidos y criados en cautiverio) permiten que se les abran las jaulas y se les alimente sin siquiera intentar escapar.

Están seguros de que no hay nada más para ellos y que esa minúscula jaula es su mundo, su universo y su destino. Al verlos cualquiera siente lástima con justa razón, pues los animalitos no saben de todo lo que existe fuera de esa jaula, o peor, creen que no es para ellos.

He conocido mucha gente que pasa su vida igual que animales de cautiverio. No se creen merecedores de nada, para ellos las cosas 'buenas' siempre son para otros y no se creen amados por Dios.

Ante todo debemos saber, mis amadas y amados, que somos hijas e hijos de Dios que, aunque nos cueste creerlo, es nuestro Padre y nos cuida indistintamente de nuestro pasado, el solamente se fija en nuestro presente.

No vivamos como aves en cautiverio, veamos al Cielo y dispongámonos a recibir todas las bendiciones que Dios desea darnos como hijos suyos. Aceptemos que hay mucho para nosotros si tan sólo decidimos vivir de acuerdo a la voluntad de Dios.

Música: Desconocida por mí
 
Siguiente
¡Gracias por tu comentario!
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2011 ©LnYamuni All Rights Reserved.