"Este niño será un signo de contradicción... porque revelará lo que hay en cada corazón..." (Lc. 2, 34-35)

Los invitamos a nuestros comercios, los rechazamos de nuestras mesas.

Los encerramos con alambradas en nuestras fábricas, los alejamos con perros de nuestras casas.

Los seducimos desde la sonrisa de la publicidad, les cerramos el rostro cuando se acercan.

Los recibimos cuando son trabajo y moneda, los esquivamos cuando son justicia y encuentro.

Arrasamos en minutos un barrio vivo, estudiamos la colocación de una estatua muerta.

Los congregamos con promesas cuando dan un voto, los dispersamos con balas cuando exigen un derecho.

Los contratamos cuando son fuerza joven, los barremos cuando son bagazos exprimidos.

Los admiramos cuando levantan nuestras mansiones, los separamos con las mismas paredes que construyeron.

Les damos limosnas cuando son niños y débiles, les aplicamos cárcel y sospechas cuando son dignos y fuertes.

Exaltamos en libros y sermones su bienaventuranza, su cercanía no mide el sentido de la vida nuestra.

Jesús, te acogemos cuando eres bondad y perdón, te excluimos cuando eres denuncia y justicia.

Como todo pobre de nuestros caminos eres un signo de contradicción.

 

Novena de la Divina Misericordia
Empieza el Viernes Santo
(Indulgencia plenaria)

Música Hermana Glenda
  Inúndame y todo se transformará en mí.
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.