Adiós, amor, adiós, divina lumbre
que daba claridad a mis sentidos.
Adiós, adiós, dulcísima costumbre
de amar, de ser, de oír, de haber vivido.

Todo se me hace extraño reencuentro,
volver a la Gran Rueda comenzada,
empezar desde el linde de la nada,
sacarse toda la pasión de adentro.

Esto que fui ya tiene lastimera
desolación de ruina que persiste.
Adiós, adiós. Es sumamente triste
la hora de partir, la postrimera.

Entre uno y otro extremo está la vida,
entre el ser y el oscuro acatamiento.
Adiós. Me ocupa todo el sentimiento
esta costumbre que llamamos vida.

Si sucesivamente retornara
en los rostros oscuros y diversos,
vuelva la melodía de estos versos
donde otro yo con este yo soñara.

Con el que quiere despuntar, y ahora,
ya casi desprendido de envoltura,
tienta en la oscuridad la forma pura
y sobre muros derribados llora.

Soy el puñado de ceniza ardiente
que de la Nada quiere levantarse,
hasta que al fin, definitivamente,
escuche la señal de dispersarse.

Música : Ernesto Cortazar
  Tears
ENLAZAR EN POESÍA:
Siguiente
ENLAZAR EN TERCERA EDAD:
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.