Le pedí a Dios que me quitara el dolor.

Dios dijo, no.

Yo no te lo debo quitar, sino tu lo tienes que dejar.

Le pedí a Dios que hiciera que mi niño paralítico fuera completamente sano.

Dios dijo, no.

Su espíritu está completo, su cuerpo es sólo temporal.

Le pedí a Dios que me concediera paciencia.

Dios dijo, no.

La Paciencia viene como resultado de las tribulaciones, no se concede, se gana.

Le pedí a Dios que me diera felicidad.

Dios dijo, no.

Te doy bendiciones. Tu decides si quieres ser feliz.

Le pedí a Dios que me librara del sufrimiento.

Dios dijo, no.

Los sufrimientos te alejan de los afanes del mundo y te acercan a mi.

Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu.

Dios dijo, no.

Debes crecer por ti mismo, y yo te voy a podar para hacerte dar fruto.

Le pedí a Dios por todas las cosas que podría disfrutar en la vida.

Dios dijo, no.

Te doy vida para que disfrutes de todas las cosas.

Le pedí a Dios que me ayudara a amar a otros, con el amor con que Él me ama a mi.

Dios me dijo...

Ahhh!, finalmente estás empezando a entender.

Desconozco su autor

Siguiente
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Buscar en este sitio
powered by FreeFind

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.

 
<noframes> </noframes> </HTML>