Hay ciertas horas en que no necesitamos de un amor.

No necesitamos de la pasión desmedida.

No queremos besos en la boca ni cuerpos a encontrarse en la suavidad de una cama.

Hay ciertas horas en que solo queremos la mano en el hombro, el brazo apretado, o solo, el estar allí, quieto, al lado... sin decir nada ...

Hay ciertas horas, cuando sentimos que estamos por llorar, que deseamos una presencia amiga que nos oiga paciente, que juegue con uno, que nos haga sonreír.

Alguien que ría de nuestros chistes sin gracia, que sienta que nuestras tristezas son las mayores del mundo, que nos brinde elogios sin fin...

Y que, a pesar de todas esas mentiras útiles, nos sea de una sinceridad incuestionable.

Que nos haga callar la boca o nos evite un gesto impensado.

Alguien que pueda decirnos: pienso que estás equivocado pero estoy a tu lado.

O apenas alguien que nos diga:

¡¡SOY TU AMIGO!!
¡¡Y ESTOY AQUÍ !!

Desconozco su autor

Música: Enya
  Pilgrim
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar esta reflexión a tus amigos
Recomienda "Nuestra edad"
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.