Está claro que en nuestro ambiente sobrepasamos los eufemismos, y llegamos convertir las realidades feas o malas, en bonitas y buenas, con el viejo truco de cambiarles de nombre, creando un lenguaje social, por un supuesto respeto a la libertad de los demás. Así también solemos ridiculizar a otros cuando nos molesta el buen ejemplo que nos dan. Por ello llamamos:

A fornicar: “Hacer el amor”
A difamar: “Tener tema de conversación”.
A la infidelidad matrimonial: “Amistad”
A la cobardía: “Prudencia”
Al adulterio legalizado por el divorcio: “Rehacer sus vidas”
Al bueno para nada: “Buen chico”
Al inútil haragán: “Bohemio”
A la superficialidad vestida con ropa de marca: “Personalidad”
A la grosería: “Franqueza”
Al inmoral: “Tipo con éxito”
Al que lleva una vida deshonesta, pero sale en televisión: “Famoso”
Al hijo dentro del vientre materno: “Producto”
Al asesinato por aborto: “Interrupción del embarazo”
Al no querer tener más hijos por comodidad y cobardía: “Responsabilidad”
A la mujer decente dedicada a su familia: “Anticuada”
Al hombre bueno: “Idiota”
Al que perdona: “Imbécil”
A quien cree en Dios, y lo trata: “Santurrón”
Al pecado: “Debilidad”
Al pecado (en otros lugares): “Producto de una mentalidad retrógrada”
Al malgastar el dinero para meterse en todo tipo de lugares: “Saber vivir”
Al sonso que lee todo lo que cae en sus manos: “Culto”
A quien tiene una jerarquía de valores en la que prevalece Dios: “Fanático”
A quien habla o escribe teniendo una jerarquía de valores sin Dios: “Intelectual”
Al que habla o escribe sin tener jerarquía de valores: “Persona de criterio abierto”
A los sexos masculino y femenino, para justificar los desórdenes antinaturales de las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales: “Ideología de Género”.
Al que no sabe obedecer: “Auténtico”
A la mujer dedicada a su hogar: “Víctima”
Al que se atreve a usar la palabra pecado para sí mismo: “Escrupuloso”
Al que se atreve a usar la palabra pecado para otros: “Inquisidor”
Al robo: “Compensación”
Al fraude: “Habilidad”
A la conciencia putrefacta: “Madurez”
A las diversiones para degenerados: “Espectáculos para adultos”
Al hombre fiel a su mujer: “Mandilón”
A la pornografía: “Arte”
A la moral de Cristo: “Viejos prejuicios”

Es muy grande el peligro de ser arrastrados por un ambiente contaminado de mentiras y críticas, por eso vale la pena detenernos para analizar nuestra vida comparándola con nuestros principios.

Cuando el hombre traiciona la verdad, se traiciona a sí mismo, puesto que nuestra inteligencia debe enfrentarse a la realidad para conocerla, y no para inventarla.

Texto fuente

¡Gracias por tu comentario!
Música: Desconocida por mi
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envían, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Siguiente
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2013 ©LnYamuni All Rights Reserved.