A veces me parece haber perdido
mi pedestal, estatua fracturada;
y la lenta, inflexible dentellada
de los años mi nombre ha removido.

No recuerdo quién soy, ni quién he sido,
ruina de mármol, dignidad truncada,
tal vez atraje un día la mirada,
y hoy me cerca la sombra del descuido.

Si junto a mí pasaras, caminante,
detén tu paso y mírame un instante,
que tantos han pasado ya de largo.

Mis fragmentos quizá cobrarán vida,
que no estoy muerta, no, sólo dormida,
en sueño tan profundo como amargo.

 
Imagen: El pensador
Auguste Rodin(1840-1917)

Nuevo libro de visitas
Gracias por tu comentario

Música : Astrud Gilberto
The shadow of your smile
Siguiente
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar esta Poesía a un amigo
Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.