Palmas, gente, seriedad, sol o lluvia, ¡ambiente de Domingo de Ramos!

Año tras año se revive esa entrada triunfal, pero este año ¿Qué encontrará Cristo a su llegada? ¿Fe, amor y compasión, o encontrará gente cansada de vivir? Como en aquella Jerusalén habrá gente que lo rodee, alaba y canta ¡hosanna! Pero ¿Cómo pronuncia ese clamor? ¿Con sinceridad y valor, o lleva un sello de mera tradición…?

"Este pueblo me alaba con los labios pero su corazón está lejos de Mí."

Cristo quiere el corazón y todo lo que hay en él. No quiere meras palabras bonitas. Un corazón sufriente abandonado en la soledad, solo mendiga el amor. Miremos a nuestro lado qué tipo de personas hay. Miremos fijamente en nuestro interior y encontraremos algo que nos dificulta ser libres y felices. Miremos a Cristo para mirar con sus ojos y encontraremos la Paz.

Domingo, palmas, procesión, gente, cantos y un corazón puro pueden gritar a Cristo: ¡Hosanna, Tú eres mi Rey!

Ir al Sitio Vive la Semana Santa


 

Lo recibiremos con aclamaciones y, en viernes santo, lo despediremos en el silencio más absoluto. Le cantaremos ¡Hosanna al Hijo de David! y, en el Gólgota, le gritaremos: ¡Si eres Hijo de Dios, baja de la cruz!

Alfombraremos aquí su camino con olivo y palmas y más adelante, en cualquier esquina, le negaremos como al eterno desconocido.

Hoy, en los aledaños de nuestras ciudades y calles, seremos su pueblo mañana nos convertiremos en aquellos que nunca con El estuvimos. Con las palmas y ramos lo acogemos como promesa esperada y por fin cumplida y, cuando sea ajusticiado, asistiremos cómplices con nuestra sordina.

En este día, Señor, te alabamos con gritos el Jueves, seremos presos del sueño, muertos por el cansancio. Ahora, Señor, entonamos que ¡nadie hay tan grande como Tú! y, ante los poderosos, fingiremos no conocerte.

En este momento, Jesús, más que nunca, las piedras corren el riesgo de gritar tu nombre: hay demasiado cristiano callado multitud de amigos tuyos que, viven, como si no lo fueran miles de palmas sostenidas por la mano pero no cosidas ni arrancadas desde el corazón.

En este momento, en el pórtico de la Semana Santa, infinidad de fan salen a la calle para vitorear lo que, tal vez, ni de lejos ni de cerca conocen: ¿Por qué va a morir Jesús? ¿Por quién? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¡Alabemos al Señor! ¡Claro que si! ¡Vitoreemos su nombre! ¡Y con tambores y trompetas brillantes!

Pero, eso sí, luego… a continuación: no apaguemos nuestras voces: somos su voz no escondamos nuestra vida cristiana: somos su cuerpo no neguemos su presencia: somos su afirmación no ocultemos su Evangelio: somos su expresión

Ir al Sitio

 

 
Música:Francisco Palazón "Hossana al hijo de David" y Los niños hebreos" (mezcla editada)
 

IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Subscribirme y recibir las actualizaciones

Enviar este enlace a tus amigos

Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2014 ©LnYamuni All Rights Reserved.