Hay divisiones porque algo separa a unos de otros. Ese "algo" pueden ser muchas cosas: una idea, una injusticia, un rencor, un malentendido, una frontera, una etiqueta, una noticia, una herencia, una historia…

Ante las divisiones, surgen diversas preguntas: ¿son todas culpables? ¿O nadie tiene la culpa? ¿O la tienen todos? ¿Son superables? ¿Cómo? ¿Alguien debe ceder?

Encontrar respuestas es sumamente difícil. En parte, porque cada uno presentará un punto de vista diferente sobre las causas de la división. En parte, porque las propuestas de solución también son complejas y fácilmente se generan nuevas divisiones sobre las mismas.

Es simplista afirmar que todos son culpables de las divisiones. Hay quienes no tienen culpa alguna. Si en una familia la división surge porque una parte actúa violentamente sobre la otra, la culpa está en el agresor, no en quien por evitar sufrimientos absurdos se separa justamente.

Por lo mismo, resulta necesario buscar las causas y las culpas de las divisiones. Para ello, antes de mirar al otro, la pregunta se dirige a uno mismo: ¿he tenido algo de responsabilidad en lo ocurrido? ¿He actuado correctamente ante el problema? ¿Tengo un corazón abierto a la verdad y a la justicia? ¿Estoy dispuesto a pedir perdón o a perdonar según corresponda?

Son preguntas centrales que cada uno debe formularse. Si cada parte responde correctamente, será posible un acercamiento, ya que sólo hay decisiones que ayudan a la reconciliación cuando todos descubren dónde se encuentran y qué deben hacer.

En la larga historia de las divisiones humanas necesitamos, por tanto, una mirada serena y equilibrada para reconocer aquellas culpas pasadas o presentes que abren heridas, y para trabajar en la construcción de puentes desde la verdad, la justicia y el perdón.

No hay otras fórmulas para romper fronteras malignas. Sólo cuando los corazones estén dispuestos a abrirse a la verdad, a perdonar y a pedir perdón, culpables e inocentes lograrán estrechar sus manos y empezarán a recorrer caminos de paz y de concordia.


 
 
Música: Instrumentales (frag)
¡Gracias por tu comentario!
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, ¡Envía un donativo! click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
MXN
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Subscribirme y recibir las actualizaciones

Enviar este enlace a tus amigos

Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Licencia Creative Commons
"Nuestra edad" por ©LnYamuni se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Copyright 2003-2014 ©LnYamuni All Rights Reserved.