No es la primera vez
que vienes y que la higuera
muestra sus hojas arrogante
- verdes, grandes, ásperas,
sin fruto - , engañándote.

Sabes que ocupa terreno fértil,
que sudaste y te deslomaste
cuidándola
para que diera los mejores higos,
inútilmente.

Y aunque tienes ganas de cortarla
tu corazón hortelano se resiste.
Le cavarás la tierra,
le echarás abono
nuevamente ...

Déjala un poco más.
Déjanos un poco más.
Déjame un poco más, Señor;
y cuídame.


 

Música:

Adagio

  Rondo Veneziano
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.