El otro día fue el aniversario de la partida de una señora por muchos conocida y muy querida.

Algún tiempo antes, llegando de una de las decenas de consultas médicas que ya hubo hecho ella dijo a sus familiares:

- Pedí franqueza a la junta médica que me examinó, les Pedí que no me privacen de saber la verdad sobre mi estado de salud.

Yo siento que me resta poco tiempo.Delante de los ojos ansiosos ella continuó:

- Ellos me revelaron que soy portadora de un mal incurable y que sólo me quedan aproximadamente cuatro meses de vida.

- ¿Y la Sra. nos cuenta eso con esa naturalidad?
Preguntó una de las hijas rompiendo en llanto.

Continuó la sra. Con mucha serenidad:
- Ahora, yo tengo un buen tiempo para hacer todo lo que ya debía haber hecho hace mucho.

Ordenaré todos mis armarios, guardaré lo que realmente uso y el resto sacaré afuera o daré a quien lo precisa.

Colocaré bellas cortinas en las ventanas y ellas me impedirán que siga mirando la vida ajena.

Todos los días quitaré el polvo de la casa y, durante ese trabajo pensaré:

Estoy librándome de las suciedades que guardé del pasado

Evitaré oir y asistir mas noticias y alimentaré mi espíritu con lecturas saludables, conversaciones amigables y no criticaré más a nadie.

Pensaré en aquéllos que me hirieron y con sinceridad los perdonaré.

Todas las noches agradeceré a Dios por todo lo que he conseguido hacer en estos últimos cuatro meses que me restan.

Todas las mañanas al despertar me preguntaré a mi misma

¿Que puedo hacer para tornar el día de hoy un día mejor?

Y haré de todo para transmitir felicidad a aquellos que se aproximen a mí

Y cada día que pasa haré por lo menos una buena acción.

Cuatro meses son más de 120 días, por lo tanto cuando yo cierre los ojos para nunca mas abrirlos yo habré hecho como mínimo 120 buenas acciones.

Todos los que la oían, poco a poco se retiraban de allí, yendo cada uno a un rincón a llorar solo.

La mujer allí quedó y había en sus ojos un brillo de alegría.

Pensaba consigo misma: "no puedo curar mi cuerpo, pero puedo cambiar la vida que me resta" ella tenía una gran tarea.

Transformar su mundo interior, volverse una persona totalmente diferente de lo que fue.

En solo 4 meses ella consiguió cumplir plenamente.

Y lo más curioso de la historia es que después de dar la noticia a sus familiares, ella vivió 23 años más. Ella murió de vieja.

Ella curó su propia alma y su molestia desapareció.

Música: Nana Mouskouri
  Un Jour Tu Verras
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2011 ©LnYamuni All Rights Reserved.