Old man in Bucharest, Romania. Photograph by ©Tudor Hulubei

 

Benditos los que son capaces de comprender que me tiembla el pulso y que mis pasos son lentos y vacilantes.

Benditos los que se acuerdan de que mis oídos ya no oyen bien y que a veces no entiendo todo.

Benditos los que saben que mis ojos ya no ven bien, y no se impacientan cuando se me cae algo de las manos y se rompe.

Benditos los que no se avergüenzan de mi torpeza al comer y me hacen un lugar en la mesa familiar.

Benditos los que me escuchan aunque les cuente mil veces el mismo cuento, o los mismos recuerdos de mi juventud.

Benditos los que no me hacen sentir de más y me demuestran su afecto con delicadeza y respeto.

Benditos los que encuentran tiempo para estar a mi lado y enjugar mis lágrimas.

Benditos los que me tiendan su mano cuando me llegue la noche y deba presentarme ante Dios.

Desconozco su autor

Enviar este pensamiento a tus amigos

Música : Saint Seans
  The swan
 
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.