Dos automovilistas se encontraban parados, uno detrás del otro, ante la luz roja de un semáforo.

El de atrás empezó a tocar la bocina y el de adelante interpretó que le instaban a que emprendiera la marcha.

Pero al ver que la luz continuaba rojo no se movió, el de atrás empezó a insistir más con el toque de bocina.

Sin poder contenerse más y con muestras claras de indignación y enfado salió de su auto y con cara de pocos amigos se dirigió al otro auto.

¡Ciego! Necio es que ¿no ve la luz roja?

Sí, pero como usted tiene ahí atrás en su automóvil un letrero que dice "si conoces y amas a CRISTO toca la bocina", yo estoy haciendo lo que usted sugiere.

El primero ahora lleno de vergüenza por su olvido y mal comportamiento se retiró en silencio y emprendió la marcha.

Qué fácil es poner carteles, qué diferente es vivir lo que pregonamos!

Desconozco su autor

Música: I Would Love to Love You
  The Corrs
Siguiente
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Buscar en este sitio
powered by FreeFind

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.

<noframes> </noframes> </HTML>