Debemos entregar y sentir amor, pero también gozar del cariño de los demás; por lo tanto, no te alejes de las personas que te quieren ni levantes un muro entre ti y el mundo, deja que te expresen su afecto y te sentirás arropado(a) por los lazos del amor.
 
Aprende a dejarte querer. A menudo pensamos que nadie nos quiere, pero a veces no dejamos que nos lo manifiesten. Un buen ejercicio para aprender a recibir las muestras de cariño consiste en situarte frente al espejo y repetir en voz alta cuánto te quieres.
 
Solicita ayuda. Todos precisamos ayuda en algunos momentos de nuestra vida, pero que la recibamos depende sólo de nosotros, pues en nuestra mano está pedirla. No te avergüences por necesitar ayuda, y mucho menos por reclamarla, porque dando este paso demuestras que sabes cuáles son tus problemas y cómo puedes solucionarlos.

Desconozco su autor

Anterior Siguiente
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que recibimos de los visitantes, si deseas enviar un donativo para el sostenimiento del sitio, da click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.